Concertacion TOAS
03-08-2020

7. ¿Cuál es la situación jurídica, económica y social en la que se encuentran actualmente ustedes? ¿Cómo viven?

Las situaciones son varias y depende de cada reclamante, en las cuestiones jurídicas cada reclamante prosigue en las medidas de sus posibilidades, acceso a información y limitaciones tanto económicas como de formación, dado que pocos son los que realmente pueden entender toda la maraña judicial y legal sobre el tema con la variedad de leyes y textos interpretativos, por lo que realmente quien tramita una causa judicial, se vale de las pruebas y documentaciones personales que pudiera haber guardado o conseguido en el tiempo y confiando en la suerte de caer en manos de un profesional probo que tramite la causa adecuadamente y no en uno coaccionado militante del gobierno de turno.


Respecto de las situaciones económicas y sociales son variadas y disimiles, tanto como las realizaciones personales que cada uno haya podido, de lo que tenemos conocimiento y relevado en la encuesta que hacemos en el portal de combatientes no reconocidos, sabemos que muchos no han completado sus estudios, la mayoría son trabajadores independientes muchos en trabajos informales , y hay diferentes situaciones pero en general la mayoría se ha realizado con el esfuerzo personal en lo que podía , muchos con estudios inconclusos y la gran mayoría con situaciones psicológicas post conflicto de stress post traumático de guerra. El hecho de la negación del reconocimiento por el gobierno, ha contribuido también en gran medida a magnificar todas esas situaciones.


Las familias han acompañado como propias estas luchas, son los primeros en reconocernos, puesto que valoran lo que hemos sido, y padecen nuestras decaídas, ven nuestro sufrimiento, nuestro reclamo y las energías puestas en la esperanza de que el honor negado alguna vez sea restituido, ya sea por la vía judicial o quizás por el entendimiento del estado nacional y su decisión política de hacerlo. Mientras, vivimos lo que somos, como combatientes , reconociéndonos y apoyándonos entre los camaradas, puesto que lo sentimos desde el principio mismo de nuestra acción durante el conflicto, y lo seguiremos sintiendo hasta el final de nuestros días, dado que así lo sentimos, así lo vivimos.


Lamentablemente muchos camaradas fallecen sin su merecido reconocimiento, la reclamación y lucha de los derechos de combatientes prosiguen en sus deudos.